Lluviosa

Lluviosa tarde me esperaba aquella tarde, con un café aromatizando el salón y la manta preparada para una larga sesión de desconexión.

La luz sombría, las gotas chocando contra el cristal y el eco musical que me sumerge mucho más en la historia.

Comienzo a leer y voy dándole sorbos al café que calienta mi cuerpo que no quiere entrar en calor. Acelero la lectura al ritmo de la música y siento que se vuelve en cada instante más interesante.

No me percato de que suena el teléfono, ni de que llaman a la puerta. Ahí estoy yo disfrutando de ese gran momento placentero después de un largo día de trabajo.

No encuentro motivos para salir de casa con la lluvia volviéndose más intensa. No encuentro motivos para contestar a los mil mensajes que se acumulan en mi móvil. No encuentro motivos para dejar de leer cada una de las palabras descritas en ese libro.

Encuentro momentos de reír, de ponerme nerviosa, inquieta y triste por lo que está sucediendo en esa historia. Encuentro motivos para imaginar un mundo que nunca he conocido ni conoceré de manera real. Encuentro motivos para que pasen las horas sin darme cuenta.

Sigo oyendo la lluvia caer, pero ya ha anochecido. El café hace horas que lo he bebido. Debería tomar algo sólido, pero tengo la sensación de que no debo dejar la historia a mediante. Al menos hoy no.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s