Tres vidas

Desde hace tiempo creo que no tenemos tiempo suficiente para disfrutarnos. Desde hace tiempo creo que no hay tiempo suficiente para poder conocernos. Desde hace tiempo creo que una sola vida se me queda corta para compartirla contigo.

Me haría falta una primera vida para conocerte, conocerte de verdad, hasta el más mínimo detalle. Necesitaría una vida completa para poder leerte la mente solo con un simple parpadeo de tus ojos. Necesitaría una vida completa para adivinar qué me escondes cuando callas, cuando piensas con los ojos mirando a la nada y tu boca se queda en una mueca vacía. Necesitaría una vida completa para comprender por qué te obsesiona lo que te obsesiona y aprender a amarlo tanto como tú. Necesitaría una vida completa para poder rozar tu piel y sentir lo mismo que tú. Necesitaría tu vida completa para completarte en mi vida.

two women sitting on vehicle roofs
Photo by Elijah O’Donnell on Pexels.com

Me haría falta una segunda vida, de principio a fin, para disfrutar cada instante contigo. Para aprender de todos nuestros errores, para tener todas las primeras veces, para saber que tenemos tiempo de sobra para recorrer el mundo. Necesitaría una vida completa de despertarme a tu lado y acostarme con tu abrazo. Necesitaría una vida completa de escucharte cantar en la ducha y oler ese aroma que en el baño dejas. Necesitaría una vida completa de desayunos, de cafés recién molido y de tostadas quemadas porque nos distraemos a cada instante. Me haría falta una vida completa para entender esa manía de andar descalzo por la casa y de comerte el bocadillo al revés. Me haría una vida completa solo para poder disfrutar de las disputas y reconciliaciones. Me haría falta una vida completa para que aquella casa, hubiese sido más tiempo nuestro hogar.

Me haría falta una tercera vida para subsanar nuestros errores, para no dejarnos llevar por los enfados y las tonterías absurdas. Me haría falta esa vida para pedir perdón antes de la tormenta y decir “te quiero” cuando solo nos salió silencio. Me haría falta esa vida para despedirme como es debido en cada despedida. Me haría falta para que los nubarrones no empañen muchos de nuestros momentos. Me haría falta para no perder ni una de las sonrisas. Me haría falta una tercera vida para saber que no se queda en el silencio la que será nuestra última despedida.

Y, seguro que si tuviese tres vidas, le pediría a quien gobierne el destino, que me dejase más vidas para contigo vivirlas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s