Culpable

Todo empezó por aquel juicio. Por aquel que hizo que ya no hubiera más opciones para mí. Antes de empezarlo, ya estaba perdido. Antes incluso de poder defenderme, ya estaba condenada.

Todo empezó cuando era una simple niña, a la que enseñaron el miedo. A la que le enseñaron que era peligroso caminar sola cerca de la oscuridad, sonriente y segura. A la que enseñaron que los monstruos solo salen de su cueva si te pones de cebo. A la que le enseñaron que podía ser lo que quisiera en la vida, pero no mientras fuese sola.

Me enseñaron como niña que necesitaba un protector, como los príncipes de los cuentos. Me enseñaron a batallar para ser libre. Me prometieron un mundo en el que podría ser lo que quisiese, conseguir todo aquello por lo que me esforzase, me prometieron que no habían diferencias entre los ganadores. Me enseñaron que tendríamos un mundo justo en el que no se condenarían mis buenas decisiones, o simplemente, mis decisiones.

Me dijeron que debía encontrar un hombre bueno, que me quisiera, me respetase y me comprendiera. No me dijeron en ningún momento que si él no era así, sería culpa mía. Sería solo mi mala decisión. No me dijeron que él no sería el culpable de todo lo malo, porque esa sería yo.

Yo sería la culpable de que un hombre me hiciera daño. Yo sería la culpable deque un hombre no respetase un no. Yo sería la culpable de las decisiones de un hombre autoritario. Yo. Por no saber verlo. Por dejarme engañar. Por no ser lo suficientemente fuerte para pararlo.

Me enseñaron a ser una líder en un mudo en el que de poco sirve, porque una mujer, no es líder de nada.

Me prometieron un futuro donde podíamos cambiarlo todo. Me prometieron un mundo que me podía comer con esfuerzo. Aunque yo no veo ese mundo.

Me prometieron un mundo en el que podríamos estar orgullosas de ser mujeres, a pesar de que nos dijeron que siempre teníamos que tener miedo por serlo.

Me prometieron un mundo en el que esa guerra había acabado. Y ahora, aún con un cuchillo en mis entrañas, con moratones en mi piel, con mi alma robada por un miserable hombre, aún asesinada; sigo siendo yo la culpable de ser una mujer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s