Maldito rosa

Maldigo el día en el que empezó todo. Maldigo el día en el que lo malo se hizo realidad. Maldigo el día en el que luchar, era mi única opción.

Maldigo el día en el que entré por esa puerta, con ese miedo, con esas ganas de llorar. Maldigo el día en el que me reciben con una sonrisa en la cara, con un tono cálido, con esa trasmisión de que no pasa nada.

Maldigo el día en el que se presentaban de una en una y conseguían sacarme una sonrisa en un momento tan malo. Y maldigo ese día, porque fue el último día que vi mi pecho derecho.

Lo maldigo porque por qué tenía que ser yo. Lo maldigo porque no lo pueden hacer tan sencillo. Lo maldigo porque no debería pasar nada de esto.

Y ahora que me miro y no la veo, me doy cuenta de lo importante que para mí es verla cada mañana. Lo importante que es sentirse completa. Pero estoy rota, incompleta, imperfecta, por algo tan minúsculo, tan estúpido.

Ahora que me miro al espejo y veo lo que falta, siento no haberla mimado más. Siento no haberla vestido más elegante. Siento no dejar que la acariciaran más.

Ahora que me miro y no la veo, maldigo ese lazo rosa que me pusieron el día que la ginecóloga me confirmó que yo tenía que ser una luchadora.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s