Ponte guapa

Es sábado y me miro al espejo, noto una sonrisa y mis pies están danzando sin remedio. No importa los tacones altos ni los pantalones ajustados. No importa la blusa escotada de tirantes a pesar de estar en pleno invierno.

Yo sigo mirándome en el espejo, con mi rostro maquillado, mis pestañas alargadas con el rímel y con mis labios aparentemente carnosos gracias a mí carmín color zafiro.

Yo sigo danzando como una tonta, sigo sonriendo y cada vez me veo más guapa en ese espejo que me ha mostrado todas mis caras.

Sigo cantando la última canción que sonaba en el último bar. Sigo bailando como si tuviese la barra cerca. Sigo estando muy despierta a las cuatro de la mañana mientras me voy quitando el maquillaje que me he colocado hace unas horas.

Y con cada palmo de pintura menos, con cada vista de mi piel natural, de mis ojos cansados, de mis labios secos y rostro paliducho, me siento más yo.

Son las cuatro de la mañana y estoy bailando, descalzando mis pies, limpiando mi piel, quitando cada prenda sexy de mi cuerpo para calentarlo con un pijama que lleva monos en los pantalones.

A cada minuto más contenta, a cada minuto más guapa por ser lo que durante la noche no era.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s